Bachillerato ¿camino a la educación prohibida?

Opinión

 

Por Roberto Castro Carballo

castrocarballoroberto@gmail.com

Vivimos en una sociedad donde se nos educa como en una escuela de adiestramiento canino, donde no se nos educa explotando las habilidades individuales ni tomando en cuenta los distintos procesos de aprendizaje de las personas, sino que, aplicando pruebas para todos por igual. Esto no ha cambiado desde que se instaló el primer sistema educativo en 1760 en Prusia, posteriormente en Rusia y Polonia.

Ya pasaron  255 años y la mayoría de los países siguen con ideas neandertales, conservadoras y retrógradas  que debilitan el progreso, ya que siguen consumidos en enormes paradojas.

Un sistema educativo excluyente, donde le hacen creer a las personas que no son aptas o calificadas para aportar al país por sus malas calificaciones; un pensamiento meramente falso  dicotómico por parte de los conservadores.

En datos concretos el país gasta cada año 120 millones de colones (entre lectoras ópticas y papel), en exámenes absurdos y sin sentido de bachillerato, donde cada año, lamentablemente, se va  evidenciando y aumentando un brecha entre la educación pública y privada. ¿Por qué no invertimos esos 120 millones en métodos de investigación o tesinas que aumenten el aprendizaje de manera real?

Se debería de elevar el grado académico pero no como en adiestramiento canino, porque al hacerlo con el método “todos por igual”, excluye los distintos procesos de aprendizaje y vuelve al mismo paradigma de ideales irracionales y de falsos dicotómicos.

Es digno de rescatar el sistema educativo nórdico, donde instan a los estudiantes a desarrollarse en el área de su interés desde muy jóvenes, eso es un sistema educativo acorde al progreso real.

En lo personal, el proceso educativo para las pruebas de bachillerato no me dejó ni una sola enseñanza, exceptuando los Estudios Sociales y Cívica que eran el área de mi interés, y estoy completamente seguro que pasa lo mismo dependiendo del área de inclinación de cada estudiante.

“Todos somos genios. Pero si juzgas a un pez por su capacidad de trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es un inútil” -Albert Einstein-

Foto tomada de internet/PAC.

Foto tomada de internet/PAC.

Publicado en Boletín Informativo, Editorial.