Posición de Acción Ciudadana con respecto al proyecto sobre Armonización del Sistema Eléctrico

● “Combo 2: El proyecto de ley 23.414 no armoniza el sistema eléctrico nacional, lo destruye”
Lunes 06 de Marzo del 2024. El Partido Acción Ciudadana, desde su fundación, hace 24
años, se manifestó como defensor del modelo solidario de nuestro Sistema de Electricidad
Nacional. Un modelo con 75 años de experiencia exitosa, sustentado en los artículos 50 y 74
constitucionales para ofrecer el servicio eléctrico basado en los principios de solidaridad,
universalidad y al costo. Sin este modelo, nuestro país no habría alcanzado en paz y en
democracia un desarrollo social y económico con mayor equidad y ser un ejemplo
mundialmente reconocido de sostenibilidad ambiental.
En abril del 2000 el pueblo costarricense se enfrentó con argumentos sólidos y en las calles
al Combo del ICE, proyecto estrella del bipartidismo. Una larga lucha que se extiende luego
al referéndum del TLC y sus leyes de implementación hasta el presente por mantener el
control del Estado sobre la planificación, la generación y la distribución eléctrica sustentada
en fuentes energéticas limpias. Proceso que ejecuta con el apoyo de un grupo de empresas
públicas y cooperativas, al igual que con una participación del sector privado que colabora
en ese objetivo público nacional. Este objetivo estratégico es hoy más importante que nunca.
La tendencia mundial de electrificación del transporte y de los procesos industriales, incluida
la producción de vectores energéticos alternativos, así lo pone en evidencia.
Aunque podemos reconocer que el Sistema Eléctrico Nacional necesita ajustes para
enfrentar adecuadamente los retos que se presentan, estos cambios no deben surgir al calor
de una campaña que antagonice los sectores, como ha sucedido hasta ahora
soterradamente en la Asamblea Legislativa, durante el trámite del Proyecto Nº23.414, sino,
como resultado de un ejercicio ciudadano de diálogo transparente y constructivo pensando
en el bienestar del mayor número.
El actual proyecto de ley, mal llamado “Armonización del Sistema Eléctrico Nacional”, se
queda exclusivamente en otro intento de mercantilizar el servicio de suministro eléctrico y
acabar con el modelo que defiende los intereses nacionales. Propone una apertura total de
la generación y la comercialización de la energía, manteniendo la Red de Transmisión en
manos del ICE sin clara garantía de que sus costos de operación e inversión serán
cubiertos. Además, creará una nueva burocracia gubernamental, el Órgano Costarricense
del Sistema Eléctrico Nacional, ECOCEN, que nace como una estructura politizada de
control al fungir el ministro de Energía de turno, como el presidente de su Junta Directiva.
Acompañan los representantes de los actores económicos interesados del lado de la
generación y, del lado de los usuarios, la representación se otorga únicamente a los grandes
consumidores que, de paso, son los únicos ganadores asegurados en el último texto que fue
aprobado por la comisión legislativa.

Por otra parte, siguiendo con la propuesta del proyecto, sería sumamente grave que la
planificación del ECOCEN no sea luego vinculante para los actores del mercado poniendo
en riesgo la universalización del servicio eléctrico al costo, a la vez que la generación con
combustibles fósiles no queda expresamente reservada por ley para las empresas públicas,
con el fin único y exclusivo de proveer generación de respaldo al SEN, como último recurso,
lo que generaría una explosión descontrolada de generación térmica que atentaría contra los
objetivos nacionales.
Ante el incremento de las tensiones geopolíticas y los efectos del cambio climático, el país
necesita mantener la capacidad de diseñar e implementar políticas de Estado para enfrentar
la crisis energética global con alternativas limpias y sostenibles, determinantes en el proceso
de descarbonización de la economía, al que el país y el mundo le han apostado.
En síntesis, un proyecto de ley que va en contraposición a la propuesta constitucional de
autonomía del ICE, que le ha permitido a la institución sortear las ocurrencias politiqueras y
las presiones de grandes intereses privados por controlar el mercado eléctrico para servirse
sólo a sí mismos de energía barata, aún en detrimento de las necesidades del resto del país
para garantizar un desarrollo nacional con equidad y sostenibilidad.
Hacemos un fuerte llamado a la ciudadanía, a las universidades públicas y a los
movimientos sociales, a reaccionar con firmeza ante esta nueva amenaza de acabar con el
modelo eléctrico solidario de nuestro país y con el ICE.

Publicado en Noticias.